CIRUGÍA DE PIE

CIRUGÍA DE PIE

Con el paso de los años la cirugía del pie cada vez va cobrando más importancia. No solo hay que fijarse en los conocidos “juanetes” que estéticamente tanto preocupan. Lo más importante es la limitación que una deformidad en el pie puede provocar en el día a día. Debemos de tener en cuenta que damos de media unos 9000 pasos al día (o eso nos exigen los relojes actuales aproximadamente), una deformidad va a provocar una alteración en la biomecánica en cada ciclo de la marcha. Puede que al principio los mecanismos compensadores, tanto óseos como musculares-tendinosos, mitiguen esta alteración, pero con el paso de los años se puede convertir en dolor y un dolor sobre 9000 pasos puede llegar a ser mucho dolor. Es aquí donde el especialista en pie y tobillo debe entrar, conocer las preocupaciones del paciente, conocer que es para el paciente calidad de vida, conocer de donde viene el dolor biomecanicamente y ofrecer tratamiento si está en sus manos. Cuando hablo de calidad de vida creo que actualmente no debemos indicar a un paciente que deje de hacer algún deporte o actividad sin antes saber lo que supone para él, la traumatología del ¨sofᨠno tiene cabida en la actualidad.

La cirugía del pie es muy variada, va desde cirugía sobre hueso a cirugía sobre ligamentos o tendones pasando por cirugía sobre nervios. Hay muchas formas de operar una misma patología, muchas técnicas quirúrgicas, y tan importante es saber realizarlas como diagnosticarlas e indicar el tratamiento que precisa, se realice con la técnica que uno mejor controle o considere. En mi cabeza siempre estará una frase de uno de mis maestros, el doctor Ernesto Maceira, la cirugía se inicia en consulta. Es muy importante planificar la cirugía en consulta, tanto indicándola como teniendo en mente lo que se quiere realizar y porqué, ¿qué quiero modificar en el pie para que este funcione bien, en armonía? Y de esta forma poder quitar el dolor. Realizo intervenciones comunes como el hallux valgus o más conocido como juanete, dando un enfoque global, no solo eliminamos el ¨bulto¨ que roza o duele, corregimos la deformidad para evitar recidivas futuras así como evitar dolores en otras localizaciones por sobrecarga, teniendo siempre en cuenta el funcionamiento global del pie. Otras intervenciones como las deformidades de los dedos, o los neuromas de Morton, las metatarsalgias, los ¨juanetes de sastre¨ y todas las patologías que afectan al antepié también las podemos tratar, desde un punto de vista ortopédico como quirúrgico.

No menos importante, y en la mayoría de los casos más limitante es la patología de la mitad del pie, mediopié, o de la región debajo del tobillo, el retropié. Aquí cobra una vez más mucha importancia la biomecánica y hay que tener en cuenta su relación directa y muy unida con el tobillo en las diferentes fases de la marcha. Tratamos patologías muy limitantes como el pie cavo, el plano, las fascitis plantares tan comunes, alteraciones o problemas tendinosos….. sin olvidar la artrosis, que debido al aumento de la longevidad de la población cada vez es más común. No quiero olvidarme la patología traumática. En mis dos centros de trabajo recibimos durante el año multitud de fracturas. En el pie y el tobillo es muy importante tratar este tipo de fracturas con mucha precisión, porque mínimos defectos puede provocar grandes alteraciones articulares y con ello en el funcionamiento del pie en cada ciclo de la marcha, y con ello dolor que limite la actividad diaria.

Durante muchos años no se le ha dado la importancia que precisa a la cirugía del pie. Ese fue uno de los motivos por los cuales me interesé por esta bonita subespecialidad. Sobre el año 2012, en mis inicios en la traumatología, tuve la suerte de que la amistad se asociara con el trabajo. Por aquel entonces un joven adjunto, el Dr García Paños, iniciaba una revolución en mi servicio, Arrixaca, en cuanto a la patología del pie y del tobillo. No lo dudé un instante, me pegué a él, y desde los inicios hemos crecido juntos. Además unos años después realicé una rotación externa, en Madrid, que considero marcó mi futuro (lo que pasa es lo mejor que puede pasar, y en el futuro siempre se pueden unir puntos) porque del Doctor Ernesto Maceira y del doctor Manuel Monteagudo aprendí sobre la biomecánica del pie y del tobillo, y como la mayoría de la patología de esta parte del cuerpo tiene explicación en ella. Posteriormente he continuado mi formación en pie y tobillo que llega hasta la actualidad, porque nunca dejamos de aprender, y el que lo hace difícilmente puede dar una atención de calidad.

Abrir chat
Hola! 👋
¿En qué puedo ayudarte?